Diputados: el oficialismo postergó el debate de dos proyectos y no habrá sesiones hasta después de las elecciones

Finalmente, no habrá debate en la Cámara de Diputados antes de las elecciones. Sucede que la sesión que estaba prevista para mañana, en la cual se iban a aprobar las leyes de Responsabilidad Penal Empresaria y la prórroga a la norma de tierras indígenas, quedó suspendida luego de que Cambiemos citara a Marcos Peña para que brinde su informe de gestión.

En un primer momento, se consideró la posibilidad de que el jefe de Gabinete expusiera de 11 a 14 para que luego la Cámara retomara su agenda. Pero tras una reunión entre los referentes del interbloque Cambiemos, se definió que la visita de Peña fuera lo único en la sesión. De esta forma, el recinto, que no sesiona desde el 13 de septiembre, volverá a debatir después del 22 de octubre, sin fecha confirmada.

Esta decisión va en línea con la estrategia del Gobierno de postergar los debates legislativos hasta después de las elecciones, confiando en un triunfo que los posicione en buen lugar para negociar con la oposición, sobre todo con los legisladores que responden a los gobernadores peronistas. Las cabezas de Cambiemos en el Congreso -Emilio Monzó (presidente de Diputados), Mario Negri (presidente del bloque Cambiemos), Nicolás Massot (presidente del bloque PRO), y Federico Pinedo (presidente provisional del Senado)– esperan resultados tan buenos en octubre que harán que los mandatarios provinciales se acerquen por sí mismos a consensuar leyes.

Si bien el paquete de iniciativas que le importa al Gobierno son económicas y buscará aprobarlas en sesiones extraordinarias con el nuevo Congreso -se renueva el 10 de diciembre-, hay algunos temas que saldrán previo al 30 de noviembre, último día para aprobar normas.

Los principales son la de Responsabilidad Penal Empresaria, que ya tiene media sanción en el Senado con los cambios correspondientes, aunque todavía no la enviaron a Diputados; y la prórroga por cuatro años a la ley de tierras indígenas, también aprobada en la Cámara Alta. En la misma línea, están pendientes la norma de paridad de género, la autorización de las salidas de tropas argentinas, y el proyecto que crea el programa de Cédula Escolar Nacional, con media sanción en el Senado.

Existe la posibilidad de avanzar en el tratamiento de los temas que el oficialismo sancionaría con el nuevo Congreso. El que más chances tiene es el Presupuesto 2018, clave para el resto de las iniciativas económicas como la Responsabilidad Fiscal, la Reforma Impositiva, el Impuesto al cheque y el revalúo del Impuesto a las Ganancias para empresas. 

Para esto, el objetivo de la Casa Rosada es hacer un “gran acuerdo” con la oposición, aprovechando que, de repetirse los resultados de las PASO, el peronismo alejado de Cristina Kirchner armará importantes bloques en Diputados y en el Senado. Además, Cambiemos conseguirá una bancada en la Cámara baja de entre 104 y 106 legisladores y de entre 26 y 28 en el Senado, por lo que quedaría más cerca del quórum.


COMENTAR