Detuvieron a Víctor Manzanares, el histórico contador de los Kirchner

El contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, fue detenido este mediodía en Río Gallegos por orden del juez federal Claudio Bonadio, que instruye la causa Los Sauces. Fuentes judiciales precisaron a Infobae que la decisión fue adoptada luego de que se corroborara que Manzanares “entorpeció el accionar de la Justicia”.

En esa causa se investiga si la familia de la ex Presidente cometió el delito de lavado de dinero y pago de coimas a través de alquileres que pagaban empresarios beneficiados por la obra pública, entre ellos Lázaro Báez y Cristóbal López.

“Reiteradamente, Manzanares había producido determinados hechos para sustraer del control de la ‘Sucesión Néstor Carlos Krichner’ y luego del condominio ‘Máximo y Florencia Kirchner SH’ dineros provenientes de los alquileres en provecho de sus clientes”, precisaron las fuentes consultadas.

La semana pasada, la interventora judicial de la “Sucesión Néstor Carlos Kirchner” y del “Condominio Máximo y Florencia Kirchner SH” le mostró a Bonadio cartas que les llegaron a los inquilinos de las propiedades que no eran de la sociedad Los Sauces, pero que pertenecen al condominio.

Allí, Manzanares les indicaba que debían depositar los pagos de alquileres adeudados en la cuenta de Carlos Sancho, ex gobernador de Santa Cruz, y otro de los históricos socios de la familia Kirchner junto a Osvaldo “Bochi” Sanfelice.

Según fuentes judiciales, Manzanares fue detenido en su estudio contable de Río Gallegos. Por participar de esta maniobra Bonadio citó a indagatoria a Sancho para el 1 de agosto próximo.

Manzanares, así como la ex jefa de Estado y sus hijos, es uno de los procesados en la investigación. Como acusado, tuvo la posibilidad de defenderse cuando lo citaron a declaración indagatoria. En un escrito que presentó en marzo, el sospechoso aseguró que la acusación “es absurda” y admitió que en los contratos que son objeto de investigación se obviaron algunas formalidades.

“No debe olvidarse que estamos en presencia de una sociedad de naturaleza familiar, en la cual las formalidades que de ordinario se aplican en este tipo de personas jurídicas se encuentran minimizadas o atemperadas, habida cuenta de la estrecha relación de confianza que une a sus miembros, más aún en el caso de la familia Kirchner, que no solamente son tres miembros –la madre y sus dos hijos–, sino lo que es más importante aún, no se trata de una familia, como otras –algunas muy conocidas–, con diferencias económicas o reclamos judiciales entre sus integrantes”, sostuvo Manzanares con la asistencia letrada de Carlos Beraldi, abogado también de CFK.

El contador también sostuvo que “con las reglas de interpretación de V.S., cualquier sociedad familiar llegaría a ser sospechosa. A título de ejemplo, basta con reparar el caso del actual Presidente de la Nación, cuyos lazos societarios se extienden a través de toda su familia y se extienden también, como una mancha de aceite, a un selecto y reducido grupo de amigos empresarios”.


COMENTAR